12EINCE19

Contexto social 2018 / Hacia la conformación de EINCE 2019

2018 ha sido el año más violento para Jalisco. En lo que va del año, continúa en incremento la desaparición de personas, al mismo tiempo que aparecen fosas clandestinas en diversas regiones del Estado. En septiembre, las morgues denuncian sobrecupo y por este motivo, dos tráileres con 400 cadáveres son abandonados por no encontrar un sitio donde instalar esos cuerpos.  

Este año la 11ª edición de EINCE se unió a las diversas iniciativas nacionales que colocaron la discusión sobre la violencia en el país. En Jalisco, fue la única instancia escénica ocupada en colocar esta problemática. Se apostó por colocar la discusión dentro del marco del Festival cuestionando ¿Qué lugar tiene un arte del cuerpo en un país de cuerpos desaparecidos? ¿De qué manera un Festival se suma artísticamente a ésta realidad? ¿Qué podría producir en contextos vulnerados por la violencia?

Se produjo una programación desde un lugar más cercano y empático a esta realidad. Simbólicamente se pensó en un ANTIFESTIVAL como una forma de sumarse a las diversas iniciativas sociales que están exigiendo el respeto por la vida en Jalisco.

Dos proyectos conformaron el programa. El primero fue un encuentro titulado CUERPO A CUERPO el cual duró diez días entre creadores, agentes y gestores locales y de ciudades como Chiapas, Hermosillo, CDMX y también de Sao Paulo (Brasil) donde se profundizó en el tema de la violencia del cuerpo en el espacio público. Estos invitados provienen del campo de las artes vivas, la danza y el teatro contemporáneo y se encuentran desarrollando importantes iniciativas en torno al cuerpo en contextos de violencia y movilizaciones sociales. Son artistas-gestores que no sólo desarrollan su práctica artística sino que dirigen festivales, plataformas así como diversas iniciativas en su lugar de origen.

Se respondieron los cuestionamientos ¿Cómo poner el cuerpo? y ¿Cómo producir estructuras de esta puesta de cuerpo? encontrándose lugares artísticos, de gestión, producción y culturales que permiten visualizar, imaginar y diseñar otros espacios posibles, seguros y confiables de movilidad para los cuerpos.

El segundo proyecto fue titulado MOVILIZACIONES Y MOVIMIENTO: cualquier movimiento produce una movilización y ello nos organiza en una coreografía social y fue conformado por tres residencias y cuatro obras.

11EINCE18 atrajo la mirada a universitarios involucrados en movimientos sociales interesados en producciones culturales cercanas al movimiento de desaparecidos, universitarios y profesionistas de las carreras de humanidades como antropología, sociología y derecho, así como grupos de personas interesados por las disciplinas de medios audiovisuales y documentales. Este fue el nuevo público de EINCE que interacciono con el público cautivo, lo que produjo una comunidad más compleja de espectadores.

Esta asistencia permitió entender la pertinencia del tema en la sociedad tapatía: espacios donde socializar, entender y compartir esta situación tan compleja y difícil.  

12EINCE19

La 12ª edición de EINCE continuará en el 2019 la línea de producción y pensamiento producida en la 11ª edición en este año, al mismo tiempo colocará otras líneas curatoriales a su alrededor para reflexionar cómo podemos producir escenarios seguros, confiables y respetuosos por la vida en contextos vulnerados por las distintas violencias por las que somos atravesados actualmente en Jalisco y México.  

Su finalidad será reflexionar sobre la representación del cuerpo en las artes vivas, la danza contemporánea y el teatro contemporáneo a partir del contexto de violencia en el que vivimos. Las diferentes actividades ofrecerán una amplia gama de reflexiones, imaginarios, prácticas y producciones de creadores de otras latitudes en relación a esta temática.