¿Quién es el monstruo?

Crónica de Nidia Beltrán para EINCE 

Retrato de un Monstruo es el nombre de la tercera obra presentada por la programación de EINCE. Y el simple título inspira un mundo fantástico de relatos y moralejas infantiles atados a una dualidad: el terror y lo desconocido.

La compañía Lupita Pulpo, formada desde una colaboración Uruguay- España- Alemania, presentó esta creación con un aporte creativo desde la composición visual hasta la idea central.

La obra entera es una inmersión a un mundo onírico, que se presenta con escenografía movible y puntiaguda: triángulos de cartón que daban dimensión y profundidad al escenario. Poco a poco se fueron revelando los tres personajes en escena. Rápidamente se mostró el tipo de diálogo que habría en la historia: una constante interacción entre los sonidos, la escenografía y los personajes, aunque estos últimos se solían encontrar ensimismados en el descubrimiento de su entorno y de ellos mismos.

Mientras transcurría la obra yo seguía pensando en quién sería el monstruo: a quién estarían retratando. ¿Una persona?, ¿una actitud?, ¿un rasgo de la sociedad? En fin, mi mente comenzó a acotar la definición del concepto monstruo: “es algo feo. Bueno, no feo, escalofriante, aunque no necesariamente de miedo. Entonces algo diferente”.

Y en la definición de diferencia, surgió la de héroe: alguien que se alza sobre las adversidades que representan su entorno: alguien que no encaja, que se rebela a su ambiente con su propia existencia. Todas esas personas que logran no ser absorbidas por ideas de la mayoría que lo rodean; sino que aporta en diferencia y aporta en cambio de paradigmas.

A fin de cuentas, son las personas las que inician las revoluciones: las evoluciones.

Todo esto pasaba en mi cabeza mientras los tres artistas se disfrazaban de seres amorfos con cuatro piernas, con las articulaciones al revés, o criaturas con pelos de plástico negro. Esos eran los monstruos, que eran y ya, fieles a sus gustos, a sus curiosidades, a su forma de ver el mundo y de interactuar con él.

El retrato del monstruo estaba ahí, en escena, un par de metros después de mi butaca. Eso hasta que la movilidad de la escenografía les permitió a los artistas acercar los triángulos de cartón hasta hacernos entender que nosotros éramos parte de ese mundo, y que muy probablemente, nosotros somos los monstruos.

Nidia Beltrán es directora de logística y producción de proyectos de Escena Expandida en este EINCE, pero también es directora general del fantástico sitio Sombra Emergente, medio de vinculación de arte local.

sombraemergente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s